HOTEL EL PALACIO

HOTEL EL PALACIO

El crecimiento de la afluencia de gente que venía a comprobar la fama de la laguna motivó muchos cambios en la dinámica pueblerina. Las fondas se convirtieron en hoteles, los hoteles existentes se mejoraron y hasta nació un pueblo en la costa misma de la laguna.

Fueron muchos los forasteros  que llegaban y al observar  el gran movimiento turístico, empezaron a realizar inversiones. Así, el viejo edificio del “Palacio de Gallo” o de Levalle,  llamado así por ser la residencia levantada en 1878 por el fundador de Carhué, Tte Gral Levalle y que fuera morada familiar hasta el alejamiento de todos del pueblo, tuvo una nueva oportunidad.

En 1922 se iniciaban las refacciones, ampliaciones y mejoras siendo bautizado Hotel El Palacio. Su nuevo destino parecía que rumbeaba para el éxito y la gloria, porque tenía todo para ser un lugar fuera de lo común en la oferta turística local, estilo señorial, grandes parques y una muy rica historia.  

El hotel fue inaugurado el 1º de diciembre de 1922 con una capacidad para 100 personas, luz eléctrica y todos los adelantos necesarios para una estadía distinta en Carhué.  Las publicidades hacían referencia a 5ha de parque arbolado, algo que lo distinguía del resto de la oferta de hoteles en Epecuén, 80 habitaciones, muchas con baños privados, etc.   

HISTORIAS DEL HOTEL

En 1926 un español, Don Francisco Bueno Escaño presentó dos demandas por cobro de pesos contra los dueños del Palacio Hotel. En la primera, el 18 de febrero demandó a los srs Camba y Cía, creyendo eran los dueños del establecimiento por una suma importante de dinero que se le adeudaba a su familia, por haber desempeñado distintos trabajos en el hotel como empleados. En virtud a esto, el administrador del hotel, Don Leopoldo G. Basa expuso en el juzgado que Camba y Cia no tenía domicilio en el hotel ni tampoco ningún carácter de propietario.

En virtud a esto, Francisco Bueno Escaño desistió del juicio ante Camba argumentando que había sido mal informado, iniciando un nuevo juicio, el 21 de abril de 1926 a la sra “Arestic Ott”, propietaria del hotel, montado en el edificio de la sucesión José María Suarez. En el expediente dice no saber su nacionalidad pero que estaba en conocimiento que la dueña estaba por ausentarse de la localidad. El expte culmina antes de que el alguacil cite a la demandada, con lo que se presume se había ausentado. En definitiva el buen hombre nunca cobró y el hotel al parecer habría quedado cerrado.

Sin dudas la empresa no funcionó, quizá por su costo, quizá porque el turismo ya elegía hospedarse en los hoteles de la ribera del lago, con playas propias como el Plage, Las Delicias, Radium, Royal, Azul, entre otros.

Así para 1929 ya se publicaba en el semanario local su alquiler total e incluso el proyecto trunco de instalar una colonia de vacaciones para docentes, lo que sin duda lo hubiera salvado de su inexorable destino.

Finalmente en 1930 se produce el remate Judicial por orden de la Sucesión José María Suárez Caviglia de las cuatro manzanas y el palacio enclavado en su centro. Dicha propiedad luego pasó a manos de su cuñado Blythe Simpson.  Desde allí nada aparece en semanarios y el palacio queda abandonado por más de quince años.

INTENTO DE DECLARATORIO DE EDIFICIO HISTÓRICO

Allá por 1946 se comenzaba a vivir un estallido inmobiliario y su predio, ubicado a escasos 300 metros de la estación tomaba cierta importancia y un alto valor inmobiliario lo que hizo alarmar a quienes entendían que su valor histórico y patrimonial debía prevalecer.  

Ante los rumores de venta, y a pedido de la Sociedad De Fomento De Carhué se solicita al Intendente que efectúe gestiones para su salvación, mediante una declaratoria de Edificio Histórico a nivel nacional. El comisionado Eliseo Rettori envía expediente al Ministerio de Gobierno bajo el Nº 769, Letra A, Año 1947 solicitando tal declaración. El expediente es reenviado al comisionado solicitando información sobre las refacciones y el estado actual del edificio, además de fotografías del mismo. Sin embargo no existen documentos en ámbitos locales que nos digan que esta información fue enviada, aunque es probable que haya sido así. También es de suponer que ante las diversas transformaciones arquitectónicas y su mal estado de conservación tras casi 20 años de abandono, se haya desechado su recuperación para Monumento Nacional o Museo por parte del gobierno provincial. Su destino estaba sellado.

El 1 de octubre de 1950 su propietario Blythe Simpson vende todo el predio a la sociedad propietaria de una compañía de demolición de Capital Federal, integrada por Pascual Celsi, Emilio Aznar, Augusto Petruchasnky y Francisco Cataldo Acri, quienes procedieron a la demolición del edificio que ya estaba en estado ruinoso y siendo imposible su recuperación a nivel local. Luego vendría la venta de materiales, la tala de sus jardines y en 1953 la venta de los 128 lotes en que se dividieron las cuatro manzanas.

Se habilitó en medio del predio de  manzanas una calle que cruzó el centro mismo del edificio, sepultado para siempre cimientos, sótanos y demás vestigios del otrora grandioso edificio.

 LOS GARCIA, SUS CUIDADORES

En 1928 Don Román García arriba a Carhué, afincándose en el predio como cuidador del ya maltrecho palacio. Cuentan sus hijos que el palacio tenía doce habitaciones amplias de 6 metros por 6 metros, dos grandes salones y ocho baños. Esto sin duda contrasta con las 80 habitaciones que hablaba la publicidad de 1930.

Bajo su subsuelo existían dependencias para la servidumbre y dice la tradición oral que poseía túneles secretos. En realidad allí abajo estaban los depósitos y hasta una gran cocina a leña de la época en que fue hotel.

Las paredes tenían casi un metro de espesor y los ladrillos eran de un tamaño mucho mayor a los actuales, siendo tan grande el trabajo de demolición que se abandonó al ras del suelo y los subsuelos se utilizaron para sepultar los escombros. Según don Román en 1936 el gobernador Manuel Fresco acudió al sitio a saciar su curiosidad por ese enorme edificio abandonado.

LOS ORIGENES DEL PALACIO DE LEVALLE O GALLO.

Una vez asegurada la frontera entre 1877 y 1878 Levalle comienza a levantar su residencia particular. Así para 1879 cuando Julio Argentino Roca, reemplazante de Alsina, llega a Carhué para emprender la ocupación del Río Negro, se hospeda en la casa de Levalle que el fotógrafo de la expedición Antonio Pozzo retrató para la posteridad. 

 Este edificio, de dos plantas y de material, fue la más significativa construcción del pueblo. Las dos plantas permitían seguramente tener un control exacto de lo que sucedía en el pueblo y en el fuerte. En la imagen de 1879 se pueden apreciar los incipientes jardines que lo harían famoso y un grupo de personas delante que, seguramente, a juzgar por las fisonomías bien podrían ser Roca y Levalle.

Ya en 1880, y en excursión hacia los confines de los nuevos territorios, pasa el Dr. Estanislao Zevallos efectuando tomas fotográficas que luego son publicadas como litografías en su libro “Viaje al País de los Araucanos”. Allí se aprecia la ampliación del palacio con dos agregados laterales que ya le dan la conformación de una casa tradicional de la campaña bonaerense. Pero lo que más resalta de esta litografía es la gran forestación y su perfecta disposición, conformando un bello y variado jardín en medio de la agreste pampa. Sin embargo estas son las últimas referencias visuales y escritas de la residencia. Nicolás Levalle por otra parte había fundado, merced a las tierras otorgadas por el gobierno, la Estancia “San Nicolás”, en donde también más tarde haría erigir una casona que hoy se mantiene en pié.  Para 1882 cuando se retiran definitivamente las guarniciones militares de Carhué, la residencia es utilizada por el Gral. Levalle en sus licencias de las funciones militares. Entre 1884 y 1885 se afinca allí su hija Aurelia con su esposo Pedro Santiago Gallo, doctor en abogacía y proveniente de una influyente familia de Santiago del Estero.

La historia de la residencia de Levalle comienza a transitar un nuevo rumbo. Pedro Gallo, como administrador de los campos de su suegro comienza, alrededor de los años 1890, una serie de reformas que le darían esplendor y lujo a la propiedad, acorde a su status social. Su estilo debía corresponderse a una de las familias acaudalas e influyentes del pueblo. Por ello algún periodista de antaño bautizó a esta edificación como de estilo “mitad versallesco y mitad fortín pampeano,”. Gallo sería el primer intendente del pueblo y uno de los caudillos del Partido Autonomista Nacional.

En un predio de cuatro manzanas y enclavado en su centro, el bautizado desde entonces “Palacio de Gallo” fue seguramente el sitio en donde se tomaron muchas decisiones políticas trascendentales para el pueblo, algunas positivas y otras negativas, se efectuaron reuniones y fiestas sociales a la que asistieron las familias acomodadas del pueblo.

El “Palacio de Gallo” se hallaba ubicado entre el boulevard Adolfo Alsina, Roque Sanz Peña, Laprida y Ramón Razquin y su ingreso se hacía por calle Pellegrini, teniendo un artístico portón de hierro adornado a sus flancos por blancas esculturas. El edificio estaba emplazado en la intersección de las hoy calles Pellegrini y Gallo, habiendo quedado como testigo de ello, hasta 1994 en que fue talada,  una palmera de su original jardín. 

Su interior no tenía el lujo de los palacetes porteños pero sin duda era imponente según las fotografías. Su gran y hermoso parque contaba algarrobos, pinos, caldenes, espinillos, palmeras, árboles frutales, eucaliptos y muchas especies exóticas.

La Familia Gallo-Levalle alrededor de 1908-1909 se aleja de Carhué, previo remate de todas sus propiedades. Muebles, adornos y hasta la colección de armas del General Levalle fueron puestas en manos del mejor postor.

 

 

HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO AURELIA LEVALLE GALLO CARHUE
HOTEL EL PALACIO LEVALLE PEDRO GALLO CARHUE

COMPARTILO!

Mas Investigaciones

Gastón Partarrieu

LA RUTA 65

HISTORIA DE UN VIEJO ANHELO

 

Cuando se promediaba la década del 60, se comenzó a hablar de la importancia de la Ruta Provincial Nº 60, vital para el desarrollo distrital, permitiendo unir el sur Argentino con el centro de la pcia de Buenos Aires. Para Adolfo Alsina su concreción permitiría unir mediante pavimento a Rivera con la cabecera Carhué.

Al... seguir leyendo

INFORME ANTECEDENTES

EDIFICIO EX ESCUELA 2 DE NIÑAS (1884-1906).

(CALLE LAPRIDA AL 971)

 

La educación en Carhué tiene sus inicios en 1884 con la apertura de dos escuelas, la Nº 1 (varones) y Nº2 (Niñas) en edificios cedidos o arrendados. Ante esta problemática en 1887 se levantaban los 2 primeros edificios idénticos para escuela en todo el distrito que, por... seguir leyendo

Gastón Partarrieu

APUNTES DE LA LARGA HISTORIA DE RP-60

Dentro del sistema vial de la provincia de Buenos Aires se designa como Ruta 60 al camino que se extiende en sentido este-oeste en coincidencia con el eje transversal geográfico mayor de la provincia. Su extremo este, nace en la Ruta Nacional 2 (Buenos Aires - Mar del Plata) a la altura del km 220 y termina al oeste en el... seguir leyendo